25 jul. 2012

Acá una reseña del Loro por Ramiro Sanchiz
Y acá una entrevista en la recomendable revista Tónica

17 jul. 2012

15 jul. 2012

presentación en córdoba


5 jul. 2012


La voz de la conciencia

En su primera novela, Natalia Moret retrata una Buenos Aires decadente de la mano de un publicista.


            Un Don Draper posmoderno, cínico y desencantado. Un Don Draper porteño y cocainómano pasando por una semana digna de los hermanos Cohen.
“Un publicista en apuros”, la primera novela de Natalia Moret, se distancia por varias razones de lo que se dio en llamar la “nueva literatura argentina”: la primera y principal es la elección del personaje. A la pulsión autobiográfica y sensible, a los paisajes costumbristas y la delimitación de un espacio íntimo, Moret le opone una prosa rápida, una moral decididamente menemista y el distanciamiento que implica escribir “como hombre”.
            Javier Franco es un publicista treintañero con una idea muy clara del lugar que ocupa la sociedad. Vive drogándose y disfrutando, y es capaz de venderle su alma a cualquiera que tenga el dinero suficiente para pagarla. Pero este mundo idílico se ve alterado por una noche de parranda y una foto que lo muestra junto a un cadaver. Desde ese momento, su vida liviana se irá tornando densa: cualquiera de los que lo rodean puede ser parte de una conspiración contra él.
            Como se ve, el procedimiento policial (más que el género) que consiste en dilucidar al culpable de una muerte en sus casi 400 páginas, no es ajeno a la novela. Pero como en los policiales negros, son otros los ejes de la narración: el descubrimiento de la corrupción generalizada, la justificación de la paranoia y la traición como motor de la narración, anunciada desde el epígrafe de Shakespeare. Es decir: una mirada política sobre el presente, pero no desde el margen sino desde el centro.
            En el medio, se suceden escenas ligeramente bizarras, como el dedo cortado que el protagonista lleva en su bolsillo trasero, un encuentro con el enemigo contado como western en Berazategui o la quema pública de iglesias en todo el país, que acompaña lo narrado como telón de fondo.
            La novela delimita, además, la cartografía de una Buenos Aires cosmopolita que va desde Palermo a Constitución, desde el MALBA (imperdible la descripción de su fauna) a las torres de Puerto Madero. Cada espacio es debidamente descripto, ridiculizado, mistificado, quizás como modo de demostrar que la corrupción y la estupidez recorren todos los estratos sociales.
¿Quién mejor que un publicista para burlarse del progresismo y su imaginario, en base a intervenciones irónicas? Alguien que vende superficies brillantes, que tiene muy en claro que las personas a su alrededor son potenciales clientes, potenciales compradores. Alguien que conoce las reglas y juega con ellas. Al igual que el Jhon Self de Martin Amis en “Dinero”, Javier Franco juega con nuestras ideas preconcebidas, nos pone a prueba como lectores. Somos los testigos de su diálogo interno, y de un mundo que no suele visitar el realismo actual: el de los caprichos y excentricidades de la clase dirigente.

                    (publicado hoy en el suplemento de cultura de La Voz del Interior)

3 jul. 2012

cazate esas tapas...



ya se puede comprar acá POR SINO QUEDÓ CLARO

2 jul. 2012

se acerca una tormenta:


Viernes 13 de julio presento el libro en Buenos Aires junto a Juan Terranova. Si andan por allá...